Lo especial de nuestras piezas es que en muchas ocasiones podemos conocer sus orígenes. Este conocimiento hace que la pieza sea única y permita a la imaginación volar.
Este buró o chivalete, estuvo en alguna imprenta de la Alemania nazi, ya que se entregó en 1941, como figura en la etiqueta trasera. No me digáis que ese detalle no hace soñar.
Bueno pues dejando a un lado su procedencia, es una pieza increíble, de gran belleza en su estado actual o después de una restauración que en RUZAFA VINTAGE podemos hacer si así se desea.



Publicado: 11 de Mayo de 2017